Atención personal al: 5536267969, por correo electrónico, o mediante el chat
Open/Close Menu Soluciones CADD de Borgio Arquitectos

ATENCIÓN TELEFÓNICA:
  (+52) 55 3626 7969
  (+52) 55 3626 7970

Aumenta tu Productividad
ESCRÍBENOS AHORA »
info@solucionescad.com.mx

La metodología BIM (Building Information Modeling), es una técnica de trabajo colaborativo basada en las mejores prácticas de administración de proyectos y que se com plementa con el uso de un software dinámico de gestión de datos para un proyecto de construcción a lo largo de la totalidad de su ciclo de vida, abarcando las tres fases generales más importantes de un proyecto: diseño, construcción y mantenimiento.

El trabajo mediante BIM se basa en el uso de la base de datos de un “Modelo de Información del Proyecto”, que comprende las características de cada elemento (geometría, diseño espacial y las interrelaciones con otros elementos), la planificación de sus diferentes partes en el tiempo, su información geográfica, así como los volúmenes y las propiedades (cuantitativas y cualitativas) de sus componentes.

En esta metodología toman parte todos los diferentes tipos de profesionales involucrados en el proyecto, tales como diseñadores, ingenieros, arquitectos, contratistas, constructores y proveedores.

Las distintas etapas de diseño y gestión de un proyecto de construcción, junto con las etapas de mantenimiento y desmantelamiento (si es necesario) de la misma, transcurren dentro de una dinámica de trabajo en la que pueden detectarse siete espacios de trabajo o dimensiones diferentes:

1D – La idea.

Todo proyecto a implementarse de acuerdo a la metodología BIM arranca con una idea inicial. En esta primera dimensión se incluirían acciones tales como la determinación de la localización y las condiciones iniciales de la estructura a construir.

2D – El boceto.

Después de la etapa inicial, se procederá a la preparación del boceto, donde se determinarán las características genéricas del proyecto. Esta etapa esta compuesta por la preparación de todo el entorno para generar un modelo BIM del proyecto mediante algún software CAD o BIM, el planteamiento de los materiales a utilizar, la definición de las cargas estructurales, la determinación de la dimensión energética del proyecto y el establecimiento de las bases para la sostenibilidad de general del mismo.

3D – El modelo gráfico 3D. Una vez coleccionada la totalidad de la información necesaria, respectiva a las dos primeras dimensiones, es momento de proceder a la modelización geométrica de la infraestructura en 3D del modelo BIM.

4D – El Tiempo. Esta es la principal particularidad de identidad que caracteriza y diferencia a BIM de otras metodologías, el dinamismo a través del tiempo.

5D – Los costos. Esta etapa está conformada por el análisis y estimación de los costos del proyecto, además de su control a medida que este transcurre o se vea modificado. Al integrar esta información detallada de cada una de los elementos integrantes como parte de la metodología de trabajo, será muy sencillo acceder a informes presupuestarios en cualquier momento de la vida del proyecto.

6D – El análisis de sostenibilidad. Se trata del planteamiento y simulación de las distintas alternativas ante los posibles contratiempos y analizarlas, a fin de determinar cuál de ellas es más adecuada para ser llevada a cabo en cada caso.

7D – La gestión del ciclo de vida. Esta metodología representa un entorno de gestión en el que se localiza y organiza información referente a un proyecto a lo largo de toda su vida útil. De esta forma, se definirán procesos paralelos de modificación y retroalimentación continuos que registrarán todas las variaciones entre el proyecto inicial y la realidad, de tal manera que exista una total correspondencia entre el modelo que respeta esta metodología y el resultado real.

No cabe duda a esta altura que la metodología BIM nos muestra grandes ventajas con respecto a la metodología de trabajo tradicional, en especial cuando nos referimos a obras de gran envergadura.

Entre sus ventajas podemos destacar las que derivan de la incorporación de la dimensión temporal al proceso, así como de la integración de la gestión y mantenimiento durante los distintos períodos de ciclo de vida y desmantelamiento de los proyectos. Estas incorporaciones permiten la optimización de las etapas de diseño, construcción y mantenimiento, de la misma forma que facilita la generación de trabajos paralelos y en conjunto entre las distintas etapas del proyecto.